De «Poema Anillo» de Jorge Guillén

Desde la sombra inmóvil, la almohada

brinda a los dos, felices, el verano

de una blancura tan afortunada

que se convierte en sumo acorde humano.

Los dos felices, en las soledades

del propio clima, salvo del invierno,

buscan en claroscuros sin edades

la refulgencia de un estío eterno.

Hay tanta plenitud en esta hora,

tranquila entre las palmas de algún hado,

que el curso del instante se demora

lentísimo, cortés, enamorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s