Un canon, por favor

¡Cómo odio que la gente silbe en lugares públicos! Sobre todo en los gimnasios, en especial en la ducha. Los tipos se meten bajo el chorro y se ponen a silbar el mismo acorde, una y otra vez, como un disco rayado, y tú en la ducha de al lado enloqueciendo de tanta repetición. Quizá por eso lo odio. Porque me recuerda a los niños pesados pidiendo un capricho con insistencia, o algunas parejas que todos hemos tenido, que vuelven una y otra vez con la misma recriminación.

Pero cualquiera le llama la atención a un forzudo de gimnasio que levanta tres veces más peso que tú, sea con barra o mancuerna, en cualquiera de los grupos musculares. No te queda más remedio que dejarles jugar al jilguero hipervitaminado, no sea que encima tengas un tumulto en las que tienes bastante que perder.

Digo yo que, por una vez, la SGAE podía hacer algo útil por la humanidad y poner a eso canon. Si el cachas de turno se pone a silbar en las duchas, ¿no está reproduciendo música protegida en lugar público? Pues canon al canto. Por favor.

Anuncios

Un comentario en “Un canon, por favor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s