Un euro

El otro día estuve comiendo con Sara en el Rastro. Luego, mientras tomábamos café en un segundo lugar, alguien se acercó a nuestra mesa, a pedirme dinero con la cantinela de siempre. Que le faltaba un euro para poder comprarse un bocadillo. Le ignoré, claro. El problema fue que, tras ir en vano de mesa en mesa, aquel tipo se llegó a la barra, le mostró al camarero el dinero que tenía en la mano y le preguntó, bastante cabizbajo, que si podía comer algo con eso. Él otro, apiadado, le dijo que no se preocupase, que le bastaba para un bocadillo de tortilla. Se lo dio en una bolsa de plástico y aún le añadió una lata de cerveza.           

Les juro que pocas veces en mi vida me he sentido más avergonzado. En mi descargo diré que, en una hora, se nos había acercado una gitana rumana con un crío en brazos, otra que pasaba el platillo mientras un compinche ensordecía a la gente con un teclado montado sobre un carrillo, otro tipo que tocaba la flauta. Cuando cada diez minutos te asaltan los pedigüeños, acabas diciendo que no de forma maquinal, por defecto. Y eso te lleva a pasar, sin siquiera un vistazo, de gente que de verdad necesita el dinero que te está pidiendo.           

La culpa no es nuestra. ¡Qué coño! La culpa es de toda esa caterva de mendigos profesionales a los que se permite pulular por Madrid, en detrimento de esos otros que lo son porque no les queda otro remedio. Soy de los que opinan que eso no debía permitirse. No debiera haber mendigos pero, si no queda otro remedio, es la única forma que tienen de ir tirando aquellos a los que la vida les ha vapuleado en serio. Y si por culpa de esos otros gorrones nos hacemos insensibles, se quedan sin ni siquiera ese flotador al que agarrarse.

            En fin, que me dejó muy mal sabor de boca y medio me arruinó el recuerdo de un buen día.

Anuncios

3 comentarios en “Un euro

  1. ¿Gorrones, dices? Los gorrones viven mejor (adjudican obras que luego son una ruina, hacen informes por los que no les piden después responsabilidades…). Esos que tú llamas gorrones no dejarán nunca de ser carne de cañón.
    Cada mañana, cuando paso cerca del bosque donde vivía antes, me acuerdo de una mendiga, me temo que profesional, a la que colocaban cada mañana junto a un semáforo. Era ya una anciana. Y a a mí se me caía el alma a los pies viéndola allí de pie, aguantando este frío nuestro. Unas veces bajaba la ventanilla y le daba algo, y otras no la bajaba. Creo que ya habrá muerto.

  2. Pero… para que no dañen nuestra conciencia los echaremos fuera, a que se mueran de hambre los que no pueden sostenerse?

    No soy religiosa, pero cuando veo un mendigo, se me viene aquello de “tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber”, que me parece un reto que nos dignifica como seres humanos, recordándonos que no existiríamos sin los otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s