A medias

Dicen que hay algo peor que morder una manzana y encontrarse un gusano: morder, mirar y ver medio gusano, porque eso significa que el otro medio ya te lo has tragado. Cierto es que, muchas veces, las mitades son peor que los enteros. Hace un rato, como he quedado con unos amigos, me ha dado por recortarme bigote y perilla, que ya están crecidos. Para eso uso una maquinilla de las pequeñas, de recorte. La he puesto corto, para no tener que preocuparme en unas semanas. Y hete aquí que, cuando iba por la mitad, se le ha acabado la batería. Para una vez que decido ser meticuloso, y trabajar primero un lado y luego otro, me pasa esto.

            Así que ahora estoy aquí, con una mitad recortada y la otra no, como uno de esas subcastas fabulosas de la India que mencionaba Salgari, que se afeitaban solo un lado de la cara. Creo que mis amigos se van a pasar un buen rato tomándome el pelo esta noche. Y lo de tomar el pelo va a ser bastante literal. Tengo la maquinilla cargando, a ver si le da tiempo… y esa es otra moraleja. La primera es que es mejor no arrancar que quedarse a medias. La segunda, que es un riesgo dejar las cosas para el último momento.

Anuncios

3 comentarios en “A medias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s