Una última frontera. Explicación

Hay quienes se toman en red unas libertades, a mi juicio, excesivas. Por el hecho de que uno haya dado permiso a una web concreta para subir un texto, los hay que se consideran legitimados para reproducir dicho texto, sin pedir permiso de ninguna clase. Eso si no fagocitan, directamente, la misma maquetación del sitio original, como he visto en más de una ocasión. No vamos a meterles en la cárcel por ello, aunque un poco de caradura si tienen algunos. En todo caso, como he visto que este texto empieza a aparecer en sitios distintos del que lo publicó con mi permiso, lo repesco aquí, porque contiene algunas reflexiones personales que lo hacen adecuado para una bitácora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s